En Santa Lucía la amenaza sigue latente
​Aseguran investigadores de la Universidad Austral de Chile

En Santa Lucía la amenaza sigue latente

*Las causas principales del proceso de amenaza que resultó en desastre se deberían a una reactivación de remoción en masa en la cabecera de cuenca y licuefacción y movilización del material facilitado por un posible retroceso de la lengua de un glaciar.


Cada día que pasa, la magnitud de la catástrofe vivida en el poblado de Santa Lucía, en la Provincia de Palena se acrecienta aún más, dejando al descubierto la fragilidad de los sistemas de alerta y prevención de desastres en el país.

El Gobierno, a través de SERNAGEOMIN ha iniciado el proceso de recolección de datos, para entender las causas del evento que hasta el momento ha cobrado la vida de 12 personas, provocando pérdidas económicas y la interrupción la conectividad vial.

En la Universidad Austral de Chile, el ingeniero ambiental Dr. Bruno Mazzorana del Núcleo de Investigación en Riesgos Naturales y Antropogénicos (RiNA) y perteneciente al Instituto de Ciencias de la Tierra, señala que no existe una sola variable para explicar lo ocurrido, sino que se trata de concatenación de hechos.

Mazzorana relata, que la revisión de imágenes satelitales del sector indica que el aluvión pudo deberse a una remoción en masa en la parte alta de la cuenca del río Burritos, lugar donde probablemente había ocurrido un deslizamiento anterior (en los últimos 50 años). La avalancha de rocas comprometió que comprometió además un glaciar existente en el lugar.

Eso pudo gatillar un evento de flujo de alta energía con material sólido, líquido y leñoso que se propagó a lo largo del corredor fluvial del Burritos y posteriormente del Rio Frio encauzándose en un tramo confinado aguas arriba del poblado y desembocando de este tramo como flujo hiperconcentrado muy destructivo.

En la zona afectada situada en la llanura aluvial ocurrió la dinámica distributiva típica de eventos extremos en zonas de montaña que en virtud de su intensidad y magnitud buscan su proprio camino desbordando de cauce principal, "porque el río en ese sector está menos confinado y se pudo mover más libre debido a la geomorfología de la zona, formando una especie de "abanico aluvial". Las características deposicionales sugieren que se pudo tratar de un flujo particularmente denso en transición entre un comportamiento líquido y plástico dejando un margen deposicional neto típico de este tipo de procesos.

Amenaza y cambio climático

Mazzorana fue enfático en señalar que la amenaza en el sector sigue latente, "ya que es muy posible el desprendimiento de nuevas masas de material, por lo que la acción de las autoridades en el corto y largo plazo debiese planificase teniendo en cuenta el riesgo existente". De hecho sobrevuelos en la zona muestran la existencia de una laguna represada por el deslizamiento que podría ser una nueva amenaza.

Así también el científico de RiNA, apunta que el cambio climático favorece esta dinámica. "Antes los glaciares servían como un mecanismo de protección ante estos eventos, sin embargo, hoy, con el retroceso y debilitamiento de estas capas de hielo, lamentablemente pasa a ser una causa de riesgo de aluviones", afirmó.

De acuerdo a la visión personal de Mazzorana, se deben levantar datos y documentar el evento, "para que permita el trabajo con herramientas, como el plano regulador que permita la zonificación del riesgo y así evitar que este tipo de desastres afecte a la comunidad en el futuro" finalizó.

El científico participó en el proyecto internacional RCUK-CONICYT project "Glacial Hazards in Chile: processes, assessment, mitigation and risk management strategies" y entre los resultados del proyecto se señala la elevada susceptibilidad del territorio chileno a procesos de este tipo y se recomienda analizar de forma sistemática estos procesos de amenaza como antecedente para la planificación de la infraestructura estratégica potencialmente expuestas.

Trabajo en Chaitén

La Universidad Austral de Chile, a través de un proyecto Fondecyt del investigador Andrés Iroumé, en el cual también participa Bruno Mazzorana, está trabajando en la zona con el objetivo de estudiar el cambio de la geomorfología fluvial del río Blanco, después de la erupción del volcán Chaitén en el año 2008.


Ver nota en el diario Austral de Valdivia